Seleccionar página

Manifiesto
En Nombre del Lobo

[destello] El destello intermitente de las luciérnagas nos envolvía en constelaciones escurridizas. Había miles. Nuestra propia Vía Láctea amarillo neón. La oscuridad de las diez de la noche nos protegía más que cualquier otra cosa en el mundo, éramos invisibles. Nos deslizábamos por las ramas de los árboles, nos arrastrábamos debajo de los coches, salíamos de una ventana, nos descolgábamos del tejado. Borrados por la oscuridad, ligeros de cuerpo sin contorno, mi hermano y yo aguantamos la risa de sabernos escondidos detrás de ninguna pared. El rocío nos humedece los tobillos, el olor tibio del jazmín se hace recuerdo apacible. ¡Piedra libre para Carina que está detrás de la magnolia! Nunca volveríamos a ver tantas luciérnagas como aquel verano, las constelaciones tendríamos que encontrarlas fugaces en nuevos formatos.

  • "

© Marc Ibáñez

Manifiesto
En Nombre del Lobo

[destello] El destello intermitente de las luciérnagas nos envolvía en constelaciones escurridizas. Había miles. Nuestra propia Vía Láctea amarillo neón. La oscuridad de las diez de la noche nos protegía más que cualquier otra cosa en el mundo, éramos invisibles. Nos deslizábamos por las ramas de los árboles, nos arrastrábamos debajo de los coches, salíamos de una ventana, nos descolgábamos del tejado. Borrados por la oscuridad, ligeros de cuerpo sin contorno, mi hermano y yo aguantamos la risa de sabernos escondidos detrás de ninguna pared. El rocío nos humedece los tobillos, el olor tibio del jazmín se hace recuerdo apacible. ¡Piedra libre para Carina que está detrás de la magnolia! Nunca volveríamos a ver tantas luciérnagas como aquel verano, las constelaciones tendríamos que encontrarlas fugaces en nuevos formatos.

  • "

Mi nombre es Julieta, destello es un instante, un recuerdo. Me gustaría contarte una historia, la mía y la de En Nombre del Lobo. Crecí en un lugar extraordinario en América del Sur. No hablo de un valle, una ciudad o un pueblo, sino de la casa de mi Abuela y mi Abuelo, un punto redondo que solo aparece en mi mapa. La casona estaba rodeada por un microbosque que ella y él habían plantado, un ecosistema de amor y hojas verdes en donde aprendí el lenguaje de los árboles.

En el bosque crecieron especies de diferentes regiones. Acacias, robles y cipreses, un eucalipto, un castaño, un sauce llorón. El colibrí nos anunciaba el inicio de los días cálidos y salieron ciempiés de debajo de cada piedra que levanté. La ciudad avanzó, el bosque retrocedió, desaparecieron los escarabajos peloteros, no brotaron más fresas silvestres en el suelo que había perdido su humedad y no volvimos a oír el canto del caburé.

Aquel tejido vibrante de vida dejó de serlo –la huella de nuestra especie se imprime hasta en el más remoto de los ecosistemas, incluso en los que no salen en los mapas. Así, la casa de mi Abuela y mi Abuelo se convirtió en un eco infinitamente pequeño (muy pequeño, muy pequeño) de la crisis ecológica que es nuestra.

Semilla

En forma de cambio climático, de erosión de la biodiversidad, de contaminación brutal, de degradación de los ecosistemas, esta crisis que es múltiple –y que tiene consecuencias medioambientales, económicas, sociales, geopolíticas, sanitarias– amenaza el porvenir de las generaciones futuras y de la vida en la Tierra tal y como la conocemos.

Vivimos un momento crucial para iniciar transiciones hacia nuevas maneras de habitar el planeta y hay en el reencuentro con la biodiversidad una pista para ello. Quizás reorientando nuestra atención a las demás formas de vida –que nos exigen nuevos fundamentos en nuestra relación con ellas y con los medios naturales– podríamos hacerlas entrar en el espacio de la conversación política y contribuir así al impulso del cambio que necesitamos.

Intención

En Nombre del Lobo surge como espacio para observar el planeta asombroso en el que vivimos, para intentar despertar nuestra capacidad de maravillarnos, para acercarnos a los demás seres vivos con quienes compartimos los territorios. Un espacio para reflexionar sobre nuestra huella como especie, para repensar nuestro sitio en la Tierra, para imaginar el mundo en el que queremos vivir.

Historia de un nombre

Descubriendo la colección Mondes sauvages de la editorial Actes Sud aprendí que la nación iroquesa, pueblo originario de América del Norte, solía preguntar, antes de cada asamblea, quién hablaría en nombre del lobo. Me pareció una imagen de una fuerza increíble. Así, después de meses buscando un nombre para este proyecto, se dibujó uno espontáneamente y supe que ya no había que buscar más. ¡Había nacido En Nombre del Lobo!

Guiño

Mi nombre completo es Julieta Cánepa, soy escritora y directora de arte. Sensible a los desafíos ecológicos y sociales de nuestro tiempo, empiezo En Nombre del Lobo para poder compartir contigo mi trabajo, mis reflexiones y mis herramientas para imaginar junt·s el mundo en el que nos gustaría vivir. Descubre más sobre mí aquí.

 

Comparte este artículo

¡Hola!

Mi nombre es Julieta Cánepa,
soy escritora y directora de arte. Mi trabajo toma forma de libros, álbumes ilustrados, artículos y encuentros.

Lo nuevo

Ficcionando nuevos mundos posibles

Ficcionando nuevos mundos posibles

Desde hace tiempo, los seres humanos vivimos inmersos en relatos que nos desconectan de nuestro planeta. La emergencia climática, la degradación de la biodiversidad, la evidencia de una crisis de las sociedades en forma de estremecimiento ecológico, han puesto en duda la legitimidad de nuestra narrativa. ¿Y si hubiera llegado el momento de imaginar una nueva?

Artículos que te pueden interesar

Ficcionando nuevos mundos posibles

Ficcionando nuevos mundos posibles

Desde hace tiempo, los seres humanos vivimos inmersos en relatos que nos desconectan de nuestro planeta. La emergencia climática, la degradación de la biodiversidad, la evidencia de una crisis de las sociedades en forma de estremecimiento ecológico, han puesto en duda la legitimidad de nuestra narrativa. ¿Y si hubiera llegado el momento de imaginar una nueva?

La crisis ecológica como crisis de la sensibilidad

La crisis ecológica como crisis de la sensibilidad

Esta es una historia de orangutanes y de lobos, de selva tropical y de montaña, de sensibilidades que dialogan. Es la historia de dos encuentros que marcaron el comienzo de mi año. Es también una historia de la atención sensible y de la atención política.

Un nuevo imaginario sostenible

Un nuevo imaginario sostenible

¿Qué pasaría si se multiplicaran los relatos que hablan el lenguaje de la sostenibilidad, de la viabilidad ecológica, de la justicia climática y social? ¿Si nos atreviéramos a imaginar un mundo nuevo a través de cada historia, individual y colectiva?

Deja un comentario

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *